·         Ser capaz de interactuar comunicativamente en situaciones sociales y en la solución de tareas,            sosteniendo una conversación no complicada sobre temas de necesidades inmediatas.

·         Mostrar signos de espontaneidad en la conversación y sustentando sus puntos de vista.

·         Tener una pronunciación cercana a la de un nativo hablante.