La actividad agraria es el medio directo de subsistencia, y forma de vida, de un tercio de los peruanos, que además se vincula con necesidades colectivas como el cuidado del ambiente, la protección de la diversidad, el respeto por la identidad cultural, la seguridad alimentaria con productos suficientes y nutritivos, entre otros bienes jurídicos valiosos. La agricultura tiene incidencia general en la sociedad, ya que la producción agrícola sirve para la satisfacción de una necesidad básica, como la alimentación, que es derecho fundamental, por lo que el Estado debe formular políticas con miras a garantizar la seguridad alimentaria, en tal sentido el estudio del derecho agrario y del agua, da a conocer las instituciones jurídicas propias de la actividad y las diferencias entre el derecho civil y el derecho agrario.